Acerca del libro

Hace 30 años, Laura Esquivel nos regaló su novela Como agua para chocolate, que aquí celebramos con 15 recetas y 15 ensayos. En este libro, 36 autores nos comparten su amor por la vida, por el planeta y, sobre todo, por la comida.

            Esta obra era necesaria y urgente en una época en la que son evidentes los efectos nocivos de las acciones humanas sobre el medio ambiente. Nuestro impacto ha sido tal, que los científicos ya hablan de una nueva época geológica, el Antropoceno, cuyo inicio se remonta a la mitad del siglo 20 y se puede fechar tanto por los rastros de la detonación de bombas nucleares, como por los restos óseos de incontables pollos que yacen en los basureros de todo el planeta.

            El conflicto entre la humanidad y la naturaleza surge de nuestra certeza de ser ajenos a ella. Pero eso es una percepción errónea. Los humanos somos parte integral de la naturaleza: de ella surgimos, con ella seguimos evolucionando y gracias a ella y a su biodiversidad, ha sido posible la existencia misma de nuestras diversas civilizaciones y culturas.

            Una vía para restablecer el vínculo perdido con la naturaleza es la comida. Después de todo, la comida también es biodiversidad, desde el maíz de las tortillas y las verduras del caldo, hasta la carne asada del fin de semana. Además, todas las personas comemos tres veces al día, o deberíamos poder hacerlo.

            Es así que, a través de distintas ensaladas, sopas, platos fuertes y postre, presentamos estas reflexiones sobre el estado del planeta. Y es que al considerar el origen, el uso y la sostenibilidad de ingredientes tan diversos como el nopal y las bellotas silvestres, pasando por verdolagas, zanahorias, papas, chapulines y otros artrópodos (considerados por muchos como el futuro de la alimentación humana), hasta el camarón, el pollo y la res, traemos a la mesa temas tan urgentes como el cambio de uso de suelo y el calentamiento global, ese que tiene al planeta «como agua para chocolate», pero no en el sentido recreativo.  

Esperamos convencer a los lectores de que replanteando nuestra relación con la comida, podemos contribuir a mejorar al mundo y avanzar hacia un estado en el que la humanidad y la naturaleza vuelvan a ser indistinguibles.